por que aumentan los robos sin forzar puerta

¿Por qué aumentan los robos sin forzar la puerta?

La seguridad está al alcance de nadie. Cada año miles de personas son víctimas de diferentes robos en sus casas. Las diferentes alarmas y puertas acorazadas que se instalan en multitud de domicilios, parecen no ser suficiente y los ladrones continúan robando sin apenas hacer ruido.

Además, utilizan diversos métodos para acceder a nuestras viviendas y desvalijarnos sin compasión todo aquello que deseen. La ganzúa, el bumping y el impresioning están surtiendo efecto y arrasa con grandes pérdidas materiales, además de la progresiva disminución de la confianza en cerraduras.

La raíz del problema radica en internet. La masificación de información para cometer esta serie de delitos, hace que se conozcan las técnicas de aperturas más eficientes sin dejar apenas rastro. Además, que haya posibilidad de un robo con violencia es menor, puesto que únicamente se necesita que el sitio esté solo y un tiempo prudencial como para limpiar la casa. Algo que no es muy complicado que suceda en muchas viviendas debido a la rutina diaria de trabajo y/o estudios.

Por otra parte, el bombín es, en muchas ocasiones, cómplice de los robos. Su tecnología no prevé mecanismos de defensa contra estos ataques. Contar con ellos es prácticamente una invitación a pasar, puesto que los ladrones reconocen aquellos bombines que no disponen de sistemas anti-bumping, anti-ganzúa o anti-impresioning. La tecnología ha reaccionado, aunque tarde, pero se ha ido trabajando en ella para resolver múltiples problemas ante ataques que no dejan rastro.

Los cerrajeros, recomendamos sistemas auxiliares de seguridad como puertas blindadas, escudos magnéticos para bombines, cerraduras invisibles… Cualquier dispositivo de seguridad será una buena inversión para nuestra seguridad en casa. Estos elementos pueden ser disuasorios y de gran utilidad para evitar problemas mayores.

Para intentar poner remedio, es conveniente seguir unos consejos: En primer lugar es obtener información y ser conscientes del problema. La segunda opción pasa por asesorarnos ante los expertos y la tercera consiste en adquirir cuantos sistemas de seguridad necesitemos. Solo así podremos intentar evitar que se apropien de lo ajeno.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *